No products in the cart.

Seminario: Los cuencos cantores

Los milenarios cuencos tibetanos son un instrumento ideal para alcanzar un equilibrio físico, mental, emocional.

El seminario abre las puertas al misterio que transmiten sus sonidos. Destinado a toda persona que quiera aprender a utilizar esta herramienta de transformación, conocer los fundamentos de su uso, nutrirse de la amplísima experiencia de Albert Rabenstein en la aplicación de estos sonidos y de los resultados de su investigación directa.

Sus sonidos armónicos tienen el poder de conectarnos con nuestro profundo ser interior, y son un medio efectivo para cambiar la conciencia desde las tensiones cotidianas hacia un estado de paz y de meditación expansiva.

En un encuentro de ocho horas:

· Conoceremos los sonidos de nuestro cuenco, aprenderemos diferentes maneras de tocarlo y de resonar con él.

· Utilizaremos técnicas que reequilibran y aumentan nuestra energía corporal, dirigiendo el sonido a difentes lugares del cuerpo y trabajando sobre nuestro cuerpo vibratorio.

· Nos iniciaremos en la práctica de la meditación con sonido, transitando la experiencia única que produce para cada uno de nosotros.

· Descubriremos que el cuenco es un instrumento que nos puede servir en todo momento para aquietar la actividad del día, centrarnos, y continuar.

· Veremos el fundamento teórico de su uso, observando de manera sencilla las leyes que rigen la física del sonido.

Los sonidos de los cuencos y sus armónicos, sirven para equilibrar los planos físico, mental y emocional.

Son profundamente relajantes y un seguro antídoto contra el estrés, ya que nos dan en pocos minutos una inmensa sensación de serenidad, actúan despejando la mente, destrabando bloqueos y emociones.

Los cuencos se utilizaban tradicionalmente para la meditación y la sanación. Se golpean o se frotan con una baqueta. Su sonido característico con resonancias armónicas (sobretonos) se utiliza como herramienta de vibración para reducir el estrés, equilibrar los centros vitales (chakras), y aumentar la energía, propiciar un camino hacia la sanación, y la quietud necesaria para meditar.

Esta práctica personal es requisito para comenzar el Curso de Formación para Terapeutas.

Durante el seminario facilitamos cuenco a quien no tenga, para que la elección del cuenco personal pueda hacerse desde la experiencia propia.

No se requiere experiencia previa.

Más información: